San Carlos

Parada #127 e/ Pio Rosado y Capotico, Bayamo, Granma

2342 8587


Favorites

Reencuentro


Reencontrar algo, ya sea físico o simbólico, puede suceder de manera voluntaria o no y en cualquier lugar. Generalmente esos sitios de reencuentro suelen quedar en nuestra memoria afectiva como recuerdo grato. El restaurante San Carlos es para mí uno de esos espacios donde seres queridos se vuelven a ver después de mucho tiempo, o donde regresas por un coctel de camarones que cautivó tu paladar en alguna ocasión.    

San Carlos está ubicado en la calle Parada y abre al público todos los días de 11:00 am a 11:00 pm. Su decoración es moderna, el clima agradable y el espacio entre las mesas es generoso. Llama la atención de los visitantes su doble techo que es iluminado con una silueta de guitarra. Como es tendencia, no falta en el salón el gran televisor con reggaetón, aunque no era tan invasivo. En la barra se podía apreciar variedad de bebidas: cremas, vodkas, whiskies y rones; aunque no cantidad, pues varios espacios estaban vacíos. La clientela era numerosa el día de nuestra visita, tal vez denotando la preferencia de muchos por este lugar.

Los precios de la carta oscilan entre los 100 y 170 CUP. Algunos resultan indescifrables debido a las múltiples tachaduras, y varios están escritos a lapicero sin ser totalmente legibles.

Para empezar la tarde degustamos una limonada 25 CUP, sin decoración, solo un absorbente y un removedor y un poco dulce para mi gusto, aunque sí refrescante y con acentuado limón. El coctel de camarones 3 CUC fue el entrante seleccionado, pues lo consideraba el mejor motivo para regresar. Actualmente ya no tiene la magia que lo hizo mi favorito en todo Bayamo, y llegó presentado en una copa media luna, acompañado de mayonesa, cátchup y mostaza en exceso. A pesar de no llegar ni a los talones del coctel que recordaba, los camarones estaban grandes, frescos y de textura firme.  

Pollo al pimiento 120 CUP, Filete de pescado grillé 100 CUP y Cerdo a la piña 130 CUP fueron nuestras elecciones como plato principal. Todos venían guarnicionados, en porciones generosas, a temperatura adecuada y bien cocidos. La decoración resultó ser la misma en todos los casos: un mogo de plátano con dos chicharritas en una esquina y una rosa de tomate sobre pepino en la otra. El pimiento que acompañaba al pollo estaba en el término exacto de cocción, crocante y gustoso. La piña glaseada del cerdo era abundante y suave, aunque la salsa oscura estaba ligeramente salada. El filete de pescado resultó ser la mejor de las opciones; se percibía fresco, y su masa blanca dorada a la plancha estaba deliciosamente perfumada con vino blanco y romero.      

Acompañamos nuestro pedido con una Ensalada Mixta 20 CUP que contenía pepino, tomate, lechuga y frijolito, este último un poco pasado de cocción, y unas crujientes Chicharritas 15 CUP. Para cerrar degustamos un Matrimonio Tropical 30 CUP, un flan con base de tarta de chocolate cuya presentación resultó simple, sin detalles a resaltar. La masa de la tarta era esponjosa con sabor a licor de coco más que a chocolate, y el flan común.

El servicio fue rápido y atento. Uno de los clientes cumplía años, y como detalle los dependientes se unieron a un guitarrista para cantar las felicitaciones. 

Al salir del lugar me fui con el sinsabor de no poder reencontrar aquel coctel de camarones que tenía en lo más alto de mi preferencia. Mantengo la esperanza de que la próxima vez que visite San Carlos pueda evocar los gratos recuerdos de sabores, combinaciones y encuentros familiares que en algún momento lo convirtieron en un sitio icónico para mí.


Telegram Instant View

Comments

Position in Our Rankings

Click on a ranking to see more data

Vote

Cast your vote

pencil

Recommend

Help others to decide

Suggest a place

Use this form to suggest to Cubapaladar restaurants, paladares, bars, cafeterías or other gastronomical place that not be included in our directory.