Ranchón del Músico EGREM

12 e/ 1ra y 3re, Playa, La Habana


Favorites

Ranchón de la Egrem: pentagrama culinario.


La reapertura gastronómica nos lleva de nuevo a algunos sitios otrora visitados, aunque no todos comentados desde Cubapaladar. En el caso del también llamado Ranchón del Músico, de esa institución discográfica sita en calle 12 / 1ra y 3ra, descolló siempre por su notable y asequible cocina.

En esta visita, tras los nuevos precios y el reinicio por reservación, esa condición se mantiene en términos generales, si bien se echa de menos un menú más variado y en específico, platos que resultaron emblemáticos del lugar, como los realizados con camarones o el exquisito carnero.

Sin embargo, la jornada puede considerarse provechosa, comenzando por el atinado precio de la cerveza ( 42 CUP la jarra de Cristal), mientras la comida en sí mantiene una satisfactoria correlación precio/ calidad.

Ello no significa que sea todo perfecto. Digamos, los Plátanos chatinos rellenos con jamón/ queso 60 CUP, requerían el segundo pase por el sartén para que se sintieran crujientes, algo que no ocurrió. A la Yuca con mojo 80 CUP, si bien suave y bien servida, le faltaba ácido en este último, mientras en las Frituras de malanga 60 CUP, se extrañó en toda su fuerza el sabor inconfundible de la deliciosa vianda, quizá por no ser esta de una mejor cosecha o estar mezclada con harina.

Los principales sí sacaron mejor la cara por el Ranchón...: tanto La Vaca frita 170 CUP , que elegí, como las Masas de cerdo 170 CUP , de mis amigos, estuvieron bien sazonadas, servidas y presentadas.

Pero lo que sí resultó inconcebible fue el postre; el criollo Cascos de guayaba con queso 50 CUP, perdió el plural: ¡un solo ejemplar! ¡conjunto unitario!, como se le llamaba en geometría a los integrados por una sola unidad. Es algo que debe rectificar la administración del lugar, al menos tres casquitos debe traer ese plato final, el cual por demás llega elegantemente decorado con hebras de chocolate.

Aunque perfectible, este rincón silvestre y criollo de los artistas del pentagrama agrupados bajo el sello Egrem, depara un rato de placer gastronómico a sus visitantes, como fue, pese a las reservas, nuestro almuerzo, coronado por el servicio amable y atento a los detalles por parte de sus dependientes.

Ya regresaremos.

 


Telegram Instant View

Comments

Position in Our Rankings

Click on a ranking to see more data

Vote

Cast your vote

pencil

Recommend

Help others to decide

Suggest a place

Use this form to suggest to Cubapaladar restaurants, paladares, bars, cafeterías or other gastronomical place that not be included in our directory.