Castillo de Jagua

23 #551 esq. G, Vedado, Plaza de la Revolución, La Habana

7832 0276


Favorites

El Castillo de Jagua: La espera que desespera


Hace cinco años atrás, en la plataforma de Cubapaladar, la internauta Nani Vega aseguraba que el restaurante Castillo de Jagua, insigne en la capital cubana, era el peor de los que había visitado hasta el momento. Alegaba que la calidad de la comida era aceptable pero que el servicio era pésimo, “una verdadera prueba a la paciencia humana”.

Recientemente la capital de todos los cubanos cumplió sus 500 años, y el gobierno provincial se dio a la tarea de revitalizar la gastronomía de la ciudad siendo el Castillo de Jagua uno de los afortunados. Fue visitado por el primer ministro Manuel Marrero para su reinauguración, la más reciente de muchas que se han hecho a lo largo de su historia.

El Castillo de Jagua tiene ventajas innegables: su locación, sus precios asequibles, y el interés de unos cuantos de que sea un paradigma si de comida criolla se trata. A pesar de lo anterior, este restaurante arrastra esa mala fama de pésimo servicio que juega en su contra. Poniendo de lado esos criterios ya establecidos, Cubapaladar llegó hasta este icónico punto gastronómico para valorar lo que allí se hace con una mente abierta. 

Pocas personas aguardaban en la puerta, incluso se podían contar con los dedos de las manos, y sobraban. La espera, que se anunciaba corta teniendo en cuenta lo anterior, terminó extendiéndose por 30 minutos.

La primera impresión al entrar fue favorable, sin dudas el Castillo de Jagua es otro. Un ambiente iluminado, con las sillas distribuidas acorde al espacio del salón, sin estar demasiado juntas o separadas; el clima favorable y la decoración minimalista pero acogedora.

Los dependientes atentos y agradables. La carta llegó rápido a la mesa, pero lo que parecía una amplia gama de ofertas se vio reducida solo a Pollo grillé (60 CUP), Costillas de Cerdo Grillé (60 CUP), Masas de Cerdo fritas (60 CUP) y Bistec de Cerdo Grillé (66 CUP). De los entrantes solo había Ensalada Fría de Jamón (12 CUP); de los arroces Blanco (1.50 CUP) y Moros y cristianos (CUP), además de Vianda frita (3 CUP) y Dulce en Almíbar (3 CUP) de postre. La oferta de los líquidos también decayó, y para nuestra mala suerte solo había en ese momento refrescos nacionales.

Optamos por las masas y el bistec con su guarnición correspondiente de viandas fritas, y una ensalada como entrante. Al cabo de los 10 minutos llegó la ensalada y, aunque resultó agradable al paladar, vale señalar que la porción era pequeña y escaseaban los agregados, en este caso el jamón.

Continuaba la espera que desespera. El resto de los platos tardaron alrededor de 20 minutos en llegar a la mesa. Por suerte la demora valió la pena, como había alertado antes el camarero.

La temperatura de cada una de las carnes era ideal, ni fría, ni muy caliente; buena proporción, el sabor era de auténtica comida criolla, acompañada de su tradicional mojito. Cada uno de los platos era consistente, sin sobresalir un sabor sobre otro, y los alimentos estaban bien cocidos. Del refresco, qué decir…era enlatado.

Realmente quedamos complacidos con la visita, obviando por supuesto toda la espera anterior y la posterior. Incluso demoró más de 15 minutos que nos trajeran la cuenta. Llegamos a las 3:15pm y salimos, con la barriga llena, más de dos horas después.  

Sin dudas el Castillo de Jagua puede ser una buena opción cuando no hay mucho presupuesto, ahora eso sí, ha de sobrar la paciencia.


Comments

Position in Our Rankings

Click on a ranking to see more data

Vote

Cast your vote

pencil

Recommend

Help others to decide

Suggest a place

Use this form to suggest to Cubapaladar restaurants, paladares, bars, cafeterías or other gastronomical place that not be included in our directory.