Café Ventanas: Un acceso a un mundo íntimo

A review written by Yanitza de la Torre

El término ventana nos lleva a pensar en un traspaso de luz, un puente a otra dimensión, un escape al espacio abierto o un acceso a un mundo íntimo. Tal vez fueron estas las razones que impulsaron la apertura de este Bar-Café ubicado en el paseo General García, en el patio de la galería virtual del proyecto Ventana Sur de Granma.  

Como amante de la trova, la literatura y la coctelería cubana, decido visitar el lugar. Al llegar lo primero que me impresionó fue la sencillez y la creatividad de la decoración, pequeños sacos de yute colgados en los horcones simulando las sacas de café que se transportan en las mulas. Cabe destacar que el menú está presentado en papel kraft, las botellas transformadas en copas, vasos y tazas, haciendo uso responsable del reciclado sin descuidar lo estético. Un estilo vintage y un ambiente acogedor, y las pizarras escritas a tiza contienen frases sobre el café o de poetas como Dulce María Loynaz.

Después de mirar la carta que ofrecía variedades de café, cocteles, jugos naturales y tapas, o saladitos al decir del buen cubano, decido empezar la noche con un capuchino de 10 CUP. En lo que preparaban mi pedido, trovadores agradaban la espera con canciones de época, modernas, de autoría y hasta improvisadas. Algunos espontáneamente subían a la tarima y se ponían a cantar.

Llega a la mesa mi orden, servido a la temperatura adecuada, en un vaso cuyo origen era una botella de ron Mulata; presentado clásicamente con su espuma y coronado por una pizca de canela; sin duda alguna fue una exquisita combinación de sabores. Pasaba la noche y el ambiente agradable incitaba a continuar la estancia, por lo que pedimos una Piña colada de 50 CUP. Al rato me llegó la copa, también hecha a partir de una botella que se había transformado en un coctel decorado con una rodaja de ciruela china y una cereza. La bebida resultó refrescante, con acentuado sabor a piña y aromatizada con licor de coco.  

Un invitado del lugar habló sobre el tabaco en Cuba, demostró el ritual del encendido y sugirió el maridaje de un Romeo y Julieta con bebidas espirituosas como el ron Santiago o el Pinilla Añejo, que se ofertaban en la barra.

El servicio fue agradable pero un poco lento, aunque realmente no se notó debido a la interesante propuesta cultural. El uniforme de los dependientes combinaba con el concepto del lugar y con el color de los muebles hechos de mosaicos y tubos de metal.

Aplaudo la idea de que en Bayamo surjan lugares como este, que dinamizan un tanto la vida nocturna de la ciudad con propuestas diferentes de música trovadoresca, una especie de oasis de variedad en medio de tanta recreación estandarizada.

Licenciada en Psicología en la Universidad de Oriente. Gusta del buen comer, amante de la literatura y seguidora de grandes mujeres como Frida Kalho, María Luisa E Milanés y Enriqueta Fabes. Trabaja en el MINTUR Granma como especialista de turismo de naturaleza y le apasionan las excursiones y el barranquismo.

“Cuando hagas algo noble y hermoso y nadie se dé cuenta, no estés triste. El amanecer es un espectáculo hermoso, y sin embargo, la mayor parte de la audiencia duerme todavía”.

John Lennon 

Suggest a place

Use this form to suggest to Cubapaladar restaurants, paladares, bars, cafeterías or other gastronomical place that not be included in our directory.