Un grato rincón matancero.

A review written by Frank Padrón

A menos de un año de conocerla, el regreso a esta agradable parcela de la gastronomía en la llamada Atenas de Cuba deparó semejantes resultados que en la visita anterior.

Una fría y atractivamente servida Michelada 3,00 preparó el paladar y refrescó la tórrida noche matancera. De entrante nos decidimos por los Tostones rellenos de atún 3 CUC, los cuales mostraron la suavidad esperada, no reñida con lo crocante de las unidades (seis) adecuadamente calzadas por el delicioso pez, en una pasta bien preparada con mayonesa y especias.

De plato fuerte elegimos el Arroz frito especial, 5.50 CUC una combinación acertada y balanceada de mariscos y carnes con la proporción adecuada de salsa soya, realmente delicioso. Un cremoso Flan de leche 1,50, con ajustado umbral de dulzor, fungió como el postre ideal.

Hay sin embargo un problema en el servicio que no apreciamos la vez anterior: demora, poca diligencia en los camareros; cierto que esa noche el local estaba particularmente lleno, algo por demás habitual en Amelia...

Pero no debe ocurrir que; por ejemplo, se solicite salsa agridulce para adicionarle al arroz, y esta llegue cuando uno lleva la mitad del plato comido.

El baño tampoco detentaba una limpieza considerable, faltaba jabón entre otras cosas. Son detalles que no deben descuidarse, pues en realidad el sitio es bastante agradable, con sus áreas al aire libre o sus salones, como el privado, climatizado y deliciosamente íntimo que junto a varios colegas de un evento ocupé en esta ocasión. Y claro, la variada, bien elaborada y presentada comida, que hace de Amelia del Mar un grato rincón matancero.

Escritor, crítico de artes y comunicador audiovisual. Licenciado en Filología en la Universidad de La Habana, especializado en Literatura Cubana. Ha realizado posgrados acerca de la cultura nacional y universal. Cuenta con más de quince libros publicados, algunos de los cuales han recibido reconocimientos (inter)nacionales, en los géneros de ensayo, narrativa y poesía, entre ellos  Co-cine. El discurso culinario en la pantalla grande (2011), con el cual obtuvo premio a nivel de categoría (food literatura) y resultó finalista en la etapa final, dentro del prestigioso concurso Gourmand World Cookbooks Award, con sede en Madrid, España. Ha cursado varios ciclos sobre cine y gastronomía que se han presentado en salas de la capital e investiga desde hace varios años acerca de las relaciones entre la cocina y otras artes, lo cual vuelca en su columna en la revista Excelencias Gourmet. Su más reciente libro publicado se titula El cocinero, el sommelier, el ladrón y su(s) amante(s).
Como, luego existo.
Anónimo

Suggest a place

Use this form to suggest to Cubapaladar restaurants, paladares, bars, cafeterías or other gastronomical place that not be included in our directory.