• Ranking de Restaurantes Ranking de Restaurantes
    81.85
    puntos
    Ranking 37
    %
    Puntos
    86.11%
    38.75
    93.5%
    9.35
    79.33%
    11.90
    76.7%
    7.67
    80%
    4.00
    71.8%
    7.18
    60%
    3.00
Tipo: Restaurante
Cocina: Criolla, Japonesa, Internacional, Caribeña
Dirección: 30 #865, e/ 26 & 41, Nuevo Vedado, Plaza de la Revolución, La Habana
Ver mapa
Horario:
Lun - Dom: 12 pm - 12 pm
Teléfonos:
7.881.7000
Mesas al aire libre
Comida para llevar
Bar
Área para fumar
Entra a domicilio
Servicio desayuno
Parqueo
Lugar para reservado
Área para discapacitados
Música grabada
Música karaoke
Música en vivo
Área libre de fumadores
Aire acondicionado
Empresa:
Particular

La Casa

"La Casa"
+ -
Por
Yanko Marrero 

La Casa, desde su fundación en el año 1995, se erige protagonista en el residencial reparto de Nuevo Vedado, no solo por su arquitectura de corte modernista, sino también por su azulada iluminación exterior que en la noche dibuja sus contornos. Constantemente extensas filas de autos y buses a ambos lados de la acera se congregan para acudir al llamado de la alta cocina pregonada por su orgulloso anfitrión, Alejandro Robaina. Incluso antes de ingresar en sus dependencias se vive una experiencia inolvidable, pues desde el cuidador del estacionamiento hasta los dependientes desbordan elocuencia a la hora de dirigirse a los clientes, respondiendo cada una de las preguntas en calidad de bilingües, corteses y sin vacilar. Demuestran poseer todos, sin distinción, una amplia cultura. En la sala, el elegante rostro de Silvia Cardoso Sánchez, la matriarca fundadora de La Casa, aparece sereno en un óleo sobre lienzo, intercalado entre un arsenal, para nada despreciable, de pinturas de jóvenes artistas cubanos. Los asistentes a la cena quedamos maravillados con los rincones de un hogar donde nos aguardaban cientos de anécdotas que merecen ser contadas. La escalera que accedía al privado climatizado del nivel superior estaba coronada por una significativa colección de fotos de famosos visitantes. A continuación, en la próxima estancia, simétricamente ordenadas se agrupaban enmarcadas una colección de la familia Robaina de disímiles divisas de cada latitud del planeta. Donde estanques lineales, palmeras y arboledas alusivas a un refugio campestre de verdes tonalidades, trazaban de principio a fin el acogedor camino a las diferentes estancias del bello hogar.

Decenas de comensales, mayoritariamente extranjeros, degustaban en procesión frescas langostas recién extraídas de nuestras aguas, lo que nos permitió percatarnos, algo decepcionados, de que las opciones saludables en el menú no eran muy abundantes. Pero, por fortuna, entre las pastas destacaba delicioso el Espagueti Vegetariano 7.00 CUC, el cual, para lo simple de su cocción, tardaron una eternidad en servir con el pretexto de que el pedido anterior de la gran comitiva de norteamericanos tenía copados a sus experimentados chefs. Mientras “volaban” unos tras otros los platos de mariscos en dirección a las diferentes estancias, climatizadas o al aire libre, donde los comensales conversaban degustando una buena copa de vino blanco chileno, los dependientes, corteses, nos solicitaban paciencia. La espera en parte tuvo su encanto, pues permitió disfrutar de un refrescante Jugo de Mango 1.50 CUC que fue servido de inmediato, cuyo dulce elixir, a pesar de encontrarse fuera de estación, parecía provenir de una fruta recién cosechada. Además, un trío al estilo de Los Matamoros con dos guitarras acústicas y una voz femenina amenizaban los apetitosos platos con canciones tradicionales, marcando el ritmo con el suave arrullo de las maracas. Cuando por fin el espagueti fue servido, no nos sorprendió su inexistente decoración, matizada por el siempre pertinente queso parmesano. Contrastaban con la ausencia de decorado la profesional cocción y el sabor, por los cuales vale la pena hacer una pausa para comarlos de halagos. No recordábamos la última vez en que habíamos probado una combinación tan perfecta y homogénea de ingredientes. Aprovechando la delicia de que ya los vegetales retornaron a las mesas de los restaurantes nacionales gracias a la llegada de nuestro invierno tropical, las cebollas blancas y las zanahorias integraban el plato; tras una cuidadosa selección, eran gratinadas con suavidad para que no perdieran su humedad intrínseca. El fino corte de los verdes ajíes, en combinación con la siempre oportuna berenjena resaltaban sus texturas.

Una vez satisfechas todas las exigencias de los rigurosos clientes, el anfitrión, atento ante cada detalle, se acercó a las mesas de los presentes para conocer su opinión sobre lo consumido. Entre las decenas de elogios fue inevitable que se abordaran con profundidad las buenas nuevas sobre el restablecimiento de las relaciones entre los gobiernos de Estados Unidos y Cuba. El anfitrión anunció en un perfecto inglés los planes de la familia Robaina de ampliarse con más y mayores dependencias en un futuro inmediato. Con un aliento de esperanza, los abrazos no se hicieron esperar. El ameno encuentro quedó sellado con un aplauso.  

Visitado en septiembre de 2015

5 Comentarios

5 meses atrás

Sugiero al crítico que trabaje en la extensión de sus textos. Deben ser más cortos para lograr mayor comunicación.

9 meses atrás

Nunca he ido, pero creo que lo voy a hacer muy pronto, gracias a Cuba Paladar he conocido muchos nuevos lugares.

1 año atrás

La comida es muy sabrosa.

1 año atrás

Mis felicitaciones a los cocineros, pues aunque bastante lentos logran impregnar a sus platos los sabores típicos de la cocina cubana.

Lo que mas me afectó de este lugar fue el poco tacto del dueño el cual supuestamente estuvo todo el tiempo tratando de ser servicial y lo que logró fue caer bastante incómodo. Pienso que una persona que se siente a la mesa sin ser invitado, que luego se suba sin autorizacion al transporte en el que viniste con la justificacion de despedirse y que se aparezca por todos lados mientras comes, que interrumpa la conversacion que tienes con alguien de tu mesa para decirte que trates de entender el hecho de que la comida se haya demorado mas de una hora porque somos muchos, una persona que te llame "rubia" sin tu serlo y sin darle ni un ápice de confianza... Realmente este señor en un inicio comenzó siendo un malestar para mí, luego terminó siendolo para varios..

Todos debemos conocer nuestros límites y valorar cuando tenemos cuatro pesos que queremos invertir en algo, cual es la opcion mas factible y si somos verdaderamente buenos para lo que queremos hacer..

Aún así, es un lugar al que estaría dispuesta a volver con la esperanza de salir mas complacida.

1 año atrás

Hace un mes fui y me pareció genial, aunque con un concepto un poco "gastado" de casa familiar. La segunda vez que fui, acompañada de un grupo, el servicio fue muyyy lento, considero que no están preparados para grupos grandes que vayan "a la carta", los precios están elevados, teniendo en cuenta la calidad de los platos y bebidas.

Por favor, escriba un comentario

Su comentario no será publicado hasta ser revisado por uno de nuestros moderadores.
Su correo no será publicado en los comentarios que realice.
Captcha
Votaciones
Recomendado para

Paladares Populares


Boletín electrónico


Estadísticas